MI PRÓXIMO TALLER: INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS

7 Oct
El sábado 19 de octubre 2019 voy a impartir mi taller INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS en el acogedor centro DeepUnder (c/ Milà i Fontanals, 08012 Barcelona). El taller está abierto a tod@s – ninguna experiencia necesaria! El precio es 22 euros (20 euros antes del día 17). Contáctame para reservar tu plaza.
Este taller tendrá una duración de 4 horas (10:00-14:00). Tendrá un enfoque muy práctico, permitiendo a l@s participantes disfrutar en su propio cuerpo los beneficios de dar y recibir un masaje tailandés. Y estará dividido en tres partes, cada una ofreciendo una puerta de entrada a este mundo fascinante e ilustrando unos principios básicos:
1) CORRESPONDENCIAS CON YOGA
A veces el masaje tailandés está conocido como masaje yogui (¡o incluso yoga para vagos!). Exploraremos las similitudes entre las dos disciplinas, primero adoptando unas posturas de yoga para experimentar sus efectos y luego aprendiendo como aplicarlas a una otra persona.
2) CORRECTA UTILIZACIÓN DEL PESO CORPORAL
Aprenderemos como aplicar nuestro propio peso con una buena ergonomía para amasar y estirar a una otra persona con el mínimo de tensión y esfuerzo, así consiguiendo, en las palabras del maestro Pichest Boonthumme, “el toque de una hormiga y el poder de un elefante”.
3) EJERCICIOS DE AUTOMASAJE practicados por los ruesri (ermitaños) tailandeses para sanarse y mantenerse en forma durante sus largos retiros al estimular el flujo de energía por su cuerpo.

Los donativos

11 Sep

He decidido dar masajes sólo para donativos. Desde hace tiempo, he estado incómodo con el aspecto mercantil del masaje. ¿Cuánto vale un masaje? No tengo ni idea – así lo dejo a la paciente a decidir! He dado muchos masajes sin cobrar – como voluntario, para amig@s o a través del Banco de Tiempo de Gràcia – y me siento liberado cuando lo haga. Claro, tengo que comer y no puedo dedicar demasiado tiempo a una tarea sin ninguna compensación, pero también he renunciado la pretensión de vivir de dar masajes. No encajo bien en los centros de salud, me siento cohibido y presionado por la necesidad de controlar el reloj. Desde hace años doy masajes únicamente en mi casa o en las de l@s demás y estoy muy a gusto así. Entonces, no tengo ninguna infraestructura para mantener, y esto me permite concentrarme plenamente en dar un masaje, sin distracciones ni de dinero ni de horario.

El masaje tailandés y Ruesri Dat Ton

11 Sep

Los ruesri son los ermitaños tailandeses, que suelen pasar largos periodos (de meses o incluso años) solos en la selvas. Para mantenerse sanos, utilizan los recursos de la medicina tailandesa – entre ellos, los ejercicios de Ruesri Dat Ton (dat ton significa”estiramiento”). Muchas veces Ruesri Dat Ton se describe como “el yoga tailandés”, que sirve como una aproximación orientativa pero también perpetúa el malentendido que el trabajo corporal tailandés está derivado de la India en vez de ser una tradición autóctona (aunque con múltiples influencias foráneas).

Las prácticas de Ruesri Dat Ton incluyen ejercicios de automasaje directamente vinculados con el masaje tailandés, y estos representan un veritable atajo para familiarizarse con tanto sus técnicas como sus sensaciones – es decir, con el vocabulario del masaje tailandés. Ruesri Dat Ton es poco conocido, incluso en Tailandia, pero merece mucho más atención, de parte de practicantes de no sólo masaje tailandés sino también yoga. He impartido clases de Ruesri Dat Ton y sus participantes han quedado fascinad@s.  Aparte del automasaje, Ruesri Dat Ton ofrece ejercicios sencillos pero potentes, contemplativos pero vigorizantes. Es un ejemplo más del maravilloso legado de la medicina tailandesa al mundo.

 

Recuerdos del pasado

4 Dic

El masaje tailandés se ha trasmitido mayoritariamente por la tradición oral. Además, se habla mucho de la destrucción de archivos medicinales en el expolio de Ayutthaya en 1767. La implicación es toda la información que tenemos ahora viene de después de esa fecha, pero siempre me ha costado creer que no había nada más, sobre todo en el reino Lanna, en lo que es ahora el norte de Tailandia. Así, no estuve tan sorprendido de descubrir hace poco que unas pequeñas representaciones cerámicas de posturas de masaje han sido descubiertas en la región de Chiang Rai. Parece que datan del siglo XVI – es decir, de mucho antes de 1767.

Estas figuras me encantan por su espíritu juguetón.

0005-cr.jpg0011-cr.jpg

PRÓXIMO TALLER: INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS

12 Oct
El sábado 18 de noviembre 2017 voy a impartir mi taller INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS en el acogedor centro Yoganet (c/ Sardenya 202 bis, Barcelona). El taller está abierto a tod@s – ninguna experiencia necesaria! El precio es 25 euros (contacta paula@yoganet.es para reservar tu plaza).
Este taller tendrá una duración de 4 horas (10:00-14:00). Tendrá un enfoque muy práctico, permitiendo a l@s participantes disfrutar en su propio cuerpo los beneficios de dar y recibir un masaje tailandés. Y estará dividido en tres partes, cada una ofreciendo una puerta de entrada a este mundo fascinante e ilustrando unos principios básicos:
1) CORRESPONDENCIAS CON YOGA
A veces el masaje tailandés está conocido como masaje yogui (¡o incluso yoga para vagos!). Exploraremos las similitudes entre las dos disciplinas, primero adoptando unas posturas de yoga para experimentar sus efectos y luego aprendiendo como aplicarlas a una otra persona.
2) CORRECTA UTILIZACIÓN DEL PESO CORPORAL
Aprenderemos como aplicar nuestro propio peso con una buena ergonomía para amasar y estirar a nuestro sujeto con el mínimo de tensión y esfuerzo, así consiguiendo, en las palabras del maestro Pichest Boonthumme, “el toque de una hormiga y el poder de un elefante”.
3) EJERCICIOS DE AUTOMASAJE practicados por los ruesri (ermitaños) tailandeses para sanarse y mantenerse en forma durante sus largos retiros al estimular el flujo de energía por su cuerpo.

“¿Cómo me has notado?”

12 Jun

Me sorprende cuanta gente me pregunta esto después de un masaje. Y tengo ganas de responder: “¿Qué más da? ¿Cómo te has notado tú?” Ésta es la pregunta más importante. Al final el cuerpo se cura a sí mismo y un masaje solamente intenta quitar los obstáculos a esta sanación.

A veces creo que esta reacción es signo de un síndrome de bata blanca, de un exagerado respecto por profesionales sanitarios y un miedo de confiar en nuestras propias sensaciones.

En cambio, me alegro mucho cuando pacientes que han recibido masajes míos repetidamente me comentan que su propia consciencia corporal se ha profundizado como resultado.  ¡De eso se trata!

El masaje tailandés y el budismo

15 Ene

images.jpeg

La forma del budismo que se practica en Tailandia es Therevada, considerado la forma más antigua (aunque está impregnado con un animismo típicamente tailandés). El médico del Buda, Jivaka Kumar Pacc, se conoce como el Padre Doctor en Tailandia y se ve como la fuente primordial de la práctica médica, mientras el mismo Buda formuló el fundamento teórico de la medicina tailandesa – los elementos. Además, las Brahmaviharas (Actitudes Sublimes) del budismo constituyen unas pautas éticas para la vida, y, lógicamente, para cualquier trabajo sanador: metta (el deseo desinteresado que los demás estén bien); karuna (compasión); mudita (felicidad por la salud, prosperidad y felicidad de los demás); y uppekha (ecuanimidad).

Si el Budismo está tan entrelazado con la medicina tailandesa, surge la pregunta: ¿Hace falta ser budista para hacer el masaje tailandés? Como respuesta, os ofrezco una anécdota. Un experimentado terapeuta corporal neoyorquino se presentó en la clase de Ajahn Pichest hace 10 años. Tenía entonces 62 años y Pichest dijo que más tarde sería un monje. Cuando yo estaba con Pichest él se presentó de nuevo, ya con 69 años, y ya un monje en un monasterio birmano. Fue todo un personaje, como un secundario de una peli de Scorsese, y afirmó: “Cualquier persona de una familia irlandesa de Brooklyn que llega a los 50 años es budista, que lo sepa o no”. Creo que quiso decir que la vida da los mismos retos a tod@s, y que cualquier manera de superarlos siempre será compatible con el pensamiento budista, aunque pueda ser que una persona no ha tenido ningún contacto directo con sus enseñanzas. En otras palabras, el budismo es una filosofía universal. El Buda no es Dios, y su dharma (enseñanza) no se opone a ninguna otra religión, ni depende de ninguna revelación más allá de la de nuestro propio interior. Si somos honest@s no podemos rechazar el análisis del Buda del sufrimiento y la no permanencia, por ejemplo, porque lo podemos comprobar en nuestras propias vidas. El budismo es sobre todo experiencial y proporciona herramientas para la vida válidas para todo el mundo, aun si no siguen ninguna práctica formal de la religión budista.

Me doy cuenta que hay budistas que son más “todo o nada”, que mantienen que una selección de determinadas creencias a coste de otras es una expresión de un relativismo occidental, una manera poco comprometida de ser “espiritual pero no religioso”. Bueno, cada religión tiene facciones así, y el hecho es que el budismo ha dado consuelo a muchas personas que no se consideran budistas (yo incluido).

¿Y donde entra el masaje en toda esta discusión?  El masaje es parte de la vida, y la manera de dar un masaje inevitablemente refleja la manera de una masajista de vivir su vida. No se puede cultivar las Actitudes Sublimes solamente para el trabajo – antes de nada hay que cultivarlas en la vida misma (o sea, ser budista, aun sin saberlo).