PRÓXIMO TALLER: INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS

12 Oct
El sábado 18 de noviembre 2017 voy a impartir mi taller INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS en el acogedor centro Yoganet (c/ Sardenya 202 bis, Barcelona). El taller está abierto a tod@s – ninguna experiencia necesaria! El precio es 25 euros (contacta paula@yoganet.es para reservar tu plaza).
Este taller tendrá una duración de 4 horas (10:00-14:00). Tendrá un enfoque muy práctico, permitiendo a l@s participantes disfrutar en su propio cuerpo los beneficios de dar y recibir un masaje tailandés. Y estará dividido en tres partes, cada una ofreciendo una puerta de entrada a este mundo fascinante e ilustrando unos principios básicos:
1) CORRESPONDENCIAS CON YOGA
A veces el masaje tailandés está conocido como masaje yogui (¡o incluso yoga para vagos!). Exploraremos las similitudes entre las dos disciplinas, primero adoptando unas posturas de yoga para experimentar sus efectos y luego aprendiendo como aplicarlas a una otra persona.
2) CORRECTA UTILIZACIÓN DEL PESO CORPORAL
Aprenderemos como aplicar nuestro propio peso con una buena ergonomía para amasar y estirar a nuestro sujeto con el mínimo de tensión y esfuerzo, así consiguiendo, en las palabras del maestro Pichest Boonthumme, “el toque de una hormiga y el poder de un elefante”.
3) EJERCICIOS DE AUTOMASAJE practicados por los ruesri (ermitaños) tailandeses para sanarse y mantenerse en forma durante sus largos retiros al estimular el flujo de energía por su cuerpo.
Anuncios

“¿Cómo me has notado?”

12 Jun

Me sorprende cuanta gente me pregunta esto después de un masaje. Y tengo ganas de responder: “¿Qué más da? ¿Cómo te has notado tú?” Ésta es la pregunta más importante. Al final el cuerpo se cura a sí mismo y un masaje solamente intenta quitar los obstáculos a esta sanación.

A veces creo que esta reacción es signo de un síndrome de bata blanca, de un exagerado respecto por profesionales sanitarios y un miedo de confiar en nuestras propias sensaciones.

En cambio, me alegro mucho cuando pacientes que han recibido masajes míos repetidamente me comentan que su propia consciencia corporal se ha profundizado como resultado.  ¡De eso se trata!

El masaje tailandés y el budismo

15 Ene

images.jpeg

La forma del budismo que se practica en Tailandia es Therevada, considerado la forma más antigua (aunque está impregnado con un animismo típicamente tailandés). El médico del Buda, Jivaka Kumar Pacc, se conoce como el Padre Doctor en Tailandia y se ve como la fuente primordial de la práctica médica, mientras el mismo Buda formuló el fundamento teórico de la medicina tailandesa – los elementos. Además, las Brahmaviharas (Actitudes Sublimes) del budismo constituyen unas pautas éticas para la vida, y, lógicamente, para cualquier trabajo sanador: metta (el deseo desinteresado que los demás estén bien); karuna (compasión); mudita (felicidad por la salud, prosperidad y felicidad de los demás); y uppekha (ecuanimidad).

Si el Budismo está tan entrelazado con la medicina tailandesa, surge la pregunta: ¿Hace falta ser budista para hacer el masaje tailandés? Como respuesta, os ofrezco una anécdota. Un experimentado terapeuta corporal neoyorquino se presentó en la clase de Ajahn Pichest hace 10 años. Tenía entonces 62 años y Pichest dijo que más tarde sería un monje. Cuando yo estaba con Pichest él se presentó de nuevo, ya con 69 años, y ya un monje en un monasterio birmano. Fue todo un personaje, como un secundario de una peli de Scorsese, y afirmó: “Cualquier persona de una familia irlandesa de Brooklyn que llega a los 50 años es budista, que lo sepa o no”. Creo que quiso decir que la vida da los mismos retos a tod@s, y que cualquier manera de superarlos siempre será compatible con el pensamiento budista, aunque pueda ser que una persona no ha tenido ningún contacto directo con sus enseñanzas. En otras palabras, el budismo es una filosofía universal. El Buda no es Dios, y su dharma (enseñanza) no se opone a ninguna otra religión, ni depende de ninguna revelación más allá de la de nuestro propio interior. Si somos honest@s no podemos rechazar el análisis del Buda del sufrimiento y la no permanencia, por ejemplo, porque lo podemos comprobar en nuestras propias vidas. El budismo es sobre todo experiencial y proporciona herramientas para la vida válidas para todo el mundo, aun si no siguen ninguna práctica formal de la religión budista.

Me doy cuenta que hay budistas que son más “todo o nada”, que mantienen que una selección de determinadas creencias a coste de otras es una expresión de un relativismo occidental, una manera poco comprometida de ser “espiritual pero no religioso”. Bueno, cada religión tiene facciones así, y el hecho es que el budismo ha dado consuelo a muchas personas que no se consideran budistas (yo incluido).

¿Y donde entra el masaje en toda esta discusión?  El masaje es parte de la vida, y la manera de dar un masaje inevitablemente refleja la manera de una masajista de vivir su vida. No se puede cultivar las Actitudes Sublimes solamente para el trabajo – antes de nada hay que cultivarlas en la vida misma (o sea, ser budista, aun sin saberlo).

MI PRIMER TALLER DE 2017, EN BARCELONA: INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS

31 Oct
El sábado 28 de enero 2017 voy a impartir mi taller INTRODUCCIÓN AL MASAJE TAILANDÉS en el nuevo y acogedor centro Yoganet (c/ Sardenya 202 bis, Barcelona). El taller está abierto a tod@s – ninguna experiencia necesaria! El precio es 25 euros (contacta paula@yoganet.es para reservar tu plaza).
Este taller tendrá una duración de 4 horas (10:00-14:00). Tendrá un enfoque muy práctico, permitiendo a l@s participantes disfrutar en su propio cuerpo los beneficios de dar y recibir un masaje tailandés. Y estará dividido en tres partes, cada una ofreciendo una puerta de entrada a este mundo fascinante e ilustrando unos principios básicos:
1) CORRESPONDENCIAS CON YOGA
A veces el masaje tailandés está conocido como masaje yogui (¡o incluso yoga para vagos!). Exploraremos las similitudes entre las dos disciplinas, primero adoptando unas posturas de yoga para experimentar sus efectos y luego aprendiendo como aplicarlas a una otra persona.
2) CORRECTA UTILIZACIÓN DEL PESO CORPORAL
Aprenderemos como aplicar nuestro propio peso con una buena ergonomía para amasar y estirar a nuestro sujeto con el mínimo de tensión y esfuerzo, así consiguiendo, en las palabras del maestro Pichest Boonthumme, “el toque de una hormiga y el poder de un elefante”.
3) EJERCICIOS DE AUTOMASAJE practicados por los ruesri (ermitaños) tailandeses para sanarse y mantenerse en forma durante sus largos retiros al estimular el flujo de energía por su cuerpo.

‘ENERGÍA’

12 Oct

Ésta es la palabra habitualmente utilizada para traducir términos de la medicina asiática que denotan la fuerza vital. Los más conocidos de estos términos son chi (o qi), de la medicina tradicional china, y prana, del ayuverda. Sin embargo, hay que tener cuidado con este tipo de traducción. Energía se puede clasificar de muchas maneras, y tanto chi como prana son conceptos complejos con varios sub-categorías. Cuando un concepto tan rico se traduce por un término igualmente complejo, tal como ‘energía’, entonces se pierden muchos matices, se acumulan muchas ideas preconcebidas y el verdadero significado se difumina. (Por eso, este término se utiliza sin ninguna precisión como primer recurso de charlatanes.) Así me parece mucho más útil no traducir estos términos orientales sino intentar a entenderlos en su contexto original.

En el caso del masaje tailandés, este contexto es la medicina tailandesa, de la cual el masaje es un componente. Esta forma de medicina se basa en los elementos, que son las piezas que conforman cada ser y cada cosa. Uno de estos es lom, que significa ‘viento’ (no aire, que se estanca, mientras el viento siempre está en movimiento). Y ésta es otra palabra que a veces se traduce como ‘energía’. La regulación del lom es fundamental en el masaje tailandés, y este hecho es suficiente para que algunos occidentales pronuncien que este masaje es primordialmente ‘energético’ – a pesar del hecho que en la teoría médica tailandesa se cae bajo la categoría gaai-yá (body) bam-bàt (terapia) y que hay otras categorías que sí están dedicadas principalmente al jìt jai, un término que abarca el espíritu, la conciencia y la mente.

¿Esto quiere decir que el masaje tailandés es puramente físico, que sólo se trata de los mecanismos del cuerpo? Claro que no, en absoluto. La medicina tailandesa es holística porque el cuerpo físico y el jìt jai están completamente interconectados – pero el masaje llega al jìt jai a través del cuerpo, y no al revés. Cuando se toca uno, también se toca el otro – pero lo que tocamos primero en el masaje es el cuerpo. Si, por ejemplo, nos llega un@ paciente que está muy agitad@ y nervios@, incapaz de concentrarse o dormir bien, todo esto es una señal de un exceso de lom mental. Podríamos regularlo al empezar el masaje a la cabeza, antes de mover a otras partes del cuerpo.

Algunos podrían describir este procedimiento como trabajo energético, pero personalmente prefiero quedarme dentro de los parámetros de la medicina tailandesa (que he presentado aquí de una manera sumamente abreviada) porque me ofrecen más recursos y mayor profundidad y sutileza.

 

 

MASAJE TAILANDÉS Y EL ESTUDIO DE LA ANATOMÍA

30 Sep

En el mundillo del masaje tailandés se habla mucho últimamente de la importancia (o no) de estudiar la anatomía. A un extremo, tenemos al canadiense Drew Hume, que ha escrito:

‘Necesitamos reconocer la importancia del estudio formal de la anatomía y la fisiología en la provisión de los tratamientos terapéuticos. El entendimiento del movimiento desde un punto de vista moderno y científico transforma nuestra manera de proporcionar las técnicas que elegimos dentro de un tratamiento, informa nuestra selección de posturas y nos ayuda a tener una visión más amplia de lo que cada zona de tensión nos cuente.’

Al otro extremo, hay muchos practicantes que mantienen que la enseñanza tradicional del masaje tailandés no menciona nada de anatomía, que entonces ellos no van a perder su tiempo estudiándolo, y que lo esencial es sentir la energía y seguir la intuición.

Bueno, Ajahn Pichest siempre insiste en la importancia de ‘escuchar el cuerpo’. Él mismo lo escucha con una profundidad inaudita pero no puede nombrar ni un solo músculo. Sin embargo, me parece bastante tonto deducir de eso que el conocimiento de la anatomía es irrelevante, o incluso incompatible con una buena práctica. Pichest es un ser excepcional con poderes psíquicos, y no es así PORQUE nunca ha estudiado la anatomía. En su caso, el segundo argumento mencionado arriba es válido: le basta seguir su intuición. Los demás tenemos que aprovechar todos los recursos que tenemos para ‘escuchar el cuerpo’, y la anatomía es uno de ellos. Me parece que lo realmente importante es de asimilar plenamente cualquier información para que se convierta en una herramienta instintiva, más allá de un concepto que se aplica intelectualmente (‘Too much thinking!’, nos reprocha Pichest constantemente). Tal vez ‘instinto’ es una palabra más útil que ‘intuición’. Piensa en lo que haces cuando tengas un calambre en la pantorrilla: sin pensar, frotas el gemelo con la mano, instintivamente, ¿no? ¡Imagina dar un masaje en el cual todos tus movimientos tenían la misma seguridad y confianza! En mi caso, por lo menos, un conocimiento básico de la anatomía es una ayuda para obtener ese nivel de confianza.

¡Y, además, la anatomía humana es tan fascinante!

 

NUEVOS ABONOS

12 May

Lo encuentro cada vez más interesante, tanto para mí como para mis pacientes, darles masajes repetidas. Esto incrementa los beneficios, sin duda, y cada un@ aprende mucho de la oportunidad de disfrutar de un trabajo continuo. Para facilitar esta continuidad, he creado unos abonos:

4 masajes de 90 minutos: 80 euros (abono válido para 2 meses)

6 masajes de 90 minutos: 108 euros (abono válido para 3 meses).

Estos abonos sólo están aplicables en mi consulta (cerca del Arc de Trionf en Barcelona).

Precio de un masaje de 90 minutos:

25 euros (en consulta)

35 euros (a domicilio)

_MG_2777